sábado, 5 de mayo de 2012

LLAMALE ESPUMA BLANCA


                                             Imagenes de internet




¿El verbo amar es igual a yo amo?
O te amé. O te sigo amando.
¡Qué  gran torpeza la mía! Pero, ¿torpeza de qué? ¿De amarte o de no saber conjugar bien los verbos?
Yo amo, te amé, te amaré, te seguiré amando. ¿Te amo?  
Y conjugando el amor, entre conjugación y conjugación, yo
amé con rabia, siempre pensando en ti.
No eras tú, pero qué importa...
Su cuerpo estaba caliente al contacto con el mío,
mi vientre se estremeció, su boca se derramó,
mil aromas me envolvían, tu nombre yo repetía recitando una oración.
Y seguía conjugando.
¿Te amo? ¿Te amé? ¿Seguiré amándote?
¿Puedes mirarme? ¿Me ves sin verme?
Gruesas gotas de sudor se desprenden de tu frente,
la mudez de tus palabras resuenan en mis oídos
va mi boca recitando, bebiendo de los aromas de todo el abecedario. 
Entre arenas movedizas se derramaron tus lágrimas.
Las junté una por una. Sólo un beso me pedían.
Ni sortija ni papeles.
Yo seguía conjugando. Te amé, te amo, te amaré...
¿Te seguiré amando?


                                                              DE LA SAFOR