Entradas

Mostrando entradas de abril, 2011

"¡Es tan breve la vida para tan larga muerte!" De Fernando de Villena

Imagen
Imagen de Internet

Un grito

Me despierto con un grito
que desgrarra el viento
en una estancias de velas encendidas,
tras los cristales,
la noche extiende su velo
cubriendo su rostro al mundo.

Unos dedos invisibles tocan mi alma
siendo brutalmente aprisionada
hasta exhalar mi último aliento.
Cierro mis ojos mientras oigo una plegaria,

abandonando mi cuerpo inerte,
me elevo en el silencio de la noche eterna
a lo lejos,
un manto blanco abre sus brazos
escucho llantos,
me abrazo a la húmeda tierra
se oyen cantos,
tras de mi se cierra la puerta
del campo santo.



"Para la libertad, sangro, lucho, pervivo..." Miguel Hernández

Imagen
Imagen de internet
Me vi en el vientre de mi madre nadando en mil recónditas memorias. Oí su voz, de una forma extraña, sin entender su lenguaje. Yo era apenas una célula que se iba multiplicando, un elemento vivo, formando parte del universo, de la creación, un pequeño átomo que se expandía, como una galaxia en el firmamento. Con el paso de los días, mis formas cambiaban rápidamente. No tardé mucho tiempo en sentirme a gusto en aquel claustro materno, en reconocer y entender su voz, alegre, dulce y melodiosa, me sentía querida moviéndome en las tibias aguas que me acariciaban y mecían, mientras oía los latidos de su corazón, dos corazones fuertemente entrelazados, acoplándose con el mismo ritmo ¿Cuántas veces? Ya ni las recuerdo, no se el tiempo que estuve ausente. Dicen que nacemos y morimos solos. Mis partidas siempre fueron dolorosas, sí, algunas veces en soledad, otras amarrándome a manos amigas, mirándoles a los ojos, reconfortando el dolor de sus miradas perdidas. Ah, pero mis r…