martes, 12 de abril de 2011

"Para la libertad, sangro, lucho, pervivo..." Miguel Hernández

Imagen de internet

Me vi en el vientre de mi madre nadando en mil recónditas memorias. Oí su voz, de una forma extraña, sin entender su lenguaje. Yo era apenas una célula que se iba multiplicando, un elemento vivo, formando parte del universo, de la creación, un pequeño átomo que se expandía, como una galaxia en el firmamento. Con el paso de los días, mis formas cambiaban rápidamente. No tardé mucho tiempo en sentirme a gusto en aquel claustro materno, en reconocer y entender su voz, alegre, dulce y melodiosa, me sentía querida moviéndome en las tibias aguas que me acariciaban y mecían, mientras oía los latidos de su corazón, dos corazones fuertemente entrelazados, acoplándose con el mismo ritmo ¿Cuántas veces? Ya ni las recuerdo, no se el tiempo que estuve ausente. Dicen que nacemos y morimos solos. Mis partidas siempre fueron dolorosas, sí, algunas veces en soledad, otras amarrándome a manos amigas, mirándoles a los ojos, reconfortando el dolor de sus miradas perdidas. Ah, pero mis regresos siempre fueron felices, unos ojos alegres y unos brazos fuertes en los que mi desvalido ser se sentía protegido. Mis idas y mis venidas, nunca fueron traumáticas pero todo llega a su fin, ¿acaso hoy he llegado a la perfección? No, solo estoy cansada de guerras, injusticias, de tan pocas risas y de tanto llanto. Hoy quiero regresar para siempre y formar parte de las luces del universo.

18 comentarios:

  1. Hola Antonia: Qué bello relato. Creo que tod@s, en todo momento formamos parte de las luces del Universo. Somos luz de Universo.
    Un beso
    Cris

    ResponderEliminar
  2. Se me ha puesto el vello erizado al leerte...es buenísimo el relato!!!!llegara el día que seremos luz...y mucha paz...ya no habrá ni guerras ni tristezas porque el amor lo inundara todo y naceremos en esa luz...en ese universo...te felicito es precioso...besitos querida amiga...

    ResponderEliminar
  3. Querida señora, luces del universo lo somos desde el principio de los días, estamos hechos con la misma materia.
    Por otra parte siento defraudarla a Usted y de manera indirecta a Arwen. Este mundo nunca será como dice ella: Llegara el día que seremos luz...y mucha paz...ya no habrá ni guerras ni tristezas porque el amor lo inundara todo. Creo que hay que ser un poco ilusa para pensar que eso llegara algún día. Por desgracia el ser humano tal y como es, nunca aquí en la Tierra llegara a conseguir esa utopía. Mas bien como todos lo estamos viendo, como muy bien dice usted señora, este mundo siempre será y cada vez mas un mundo lleno de guerras, injusticias, de pocas risas y mucho llanto. Tan solo y por segundos veremos la luz como cuando leemos una bella poesía, o un relato esperanzador como el suyo de esta vez.
    Un abrazo Señora.

    ResponderEliminar
  4. Hola Cristina, yo, así lo creo, todos formamos parte del universo.


    Hola Arwen, me siento entusiasmada de que te guste mi relato.


    Dani , piensa en positivo, un día la oscuridad será luz.
    Un besazo para los/as tres

    ResponderEliminar
  5. Cuando despegan sus párpados y se abren esas pequeñas rendijas, por donde apenas asoman unos ojos que no distinguen, te encandilan. Es como mirar el fuego, te llenan de paz, serenidad y esperanza.

    ¿Que, a veces, te rompen los oídos y la cordura? ¿Que, quizás, se conviertan en la crueldad hecha cuerpo? ¿Que existe la posiblidad de perderlos antes que perderte tú? ¿Que, al final, todos nos perderemos?

    Sí... pero, ¿y qué?

    No permitas que el optimismo escape, sigue escribiendo así.

    ResponderEliminar
  6. Amiga Lasafor sigue con estos bellos poemas y con ese optimismo. Dicen que las personas con alborozo y esperanza disfrutan de una vida más larga. (Besos amiga).

    ResponderEliminar
  7. AM EDITORIAL… Yo soy muy optimista, Gracias por tu visita.


    Hola Rafa… espero vivir tanto que mi semilla quedara para semillas de nabos, jajaja! Es broma un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Lasafor hay que reencarnarse aunque sea en forma de boniato, o pepinillos coreanos. Yo desde luego como soy hombre de profundas creencias religiosas lo tengo claro.

    ResponderEliminar
  9. la vida no comienza cuando respiramos, la vida comienza cuando los amigos hablan de ti.

    un beso

    ResponderEliminar
  10. Un placer haber llegado a este rincón y poder leerte. Lasafor. Un texto muy reflexivo. Espero y deseo, entre todos, demos luz a este universo...un poco apagado¡ Saludos cordiales y que tengas un excelente fin de semana.
    Ramón

    ResponderEliminar
  11. Rafa… nos reencarnaremos, no se en que pero…

    Hola Pepe…es verdad pero es triste que algunos, ya no estén entre nosotros.

    Anrafera… Hola Ramón gracias por tu visita. Las luces se van apagando pero con esa extraordinaria técnica que tienes y también explicas en tu blog, podremos capturar algún rayo que ilumine nuestros senderos.

    ResponderEliminar
  12. Ya te lo he dicho de viva voz, pero lo repito: de lo mejor que has escrito últimamente! besos!

    ResponderEliminar
  13. Que belleza.
    Es un texto magnífico Lasafor.
    Un gran saludo desde El estante!

    ResponderEliminar
  14. Julia, ya sabes lo importante que es para mi tu opinión,


    Hola Pandora, ya se que has tenido una semana muy completa, gracias por tu comentario, cuando pueda tengo que visitar a Gines me han dicho que tiene una excelente receta.
    Mi ordenador lo tengo estropeado, un saludo

    ResponderEliminar
  15. Siguiendo tus huellas.

    Desde esas cuatro letras a tu madre, he seguido tus huellas sobre la blanca y cálida arena, y la mítica paloma blanca, recogiendo de Miguel Hernández escarcha y sangre de cebolla y como sombra de la luna a una mujer morena.

    Entre piedra grande y piedra chica los latidos de tus pasos, sueños perdidos de tu soledad y tu hondo respirar. Te he visto navegar, por calles, entre la media luna y la cuesta de las cabras y la grandeza de Granada, entre puertas abiertas y las culturas más distintas.

    He leído tus sueños, entre pensamientos olvidados y el ángel que dormita; y a horcajadas y hurtadillas he ido juntando mi carne con tus huesos demandando silencio, acariciando los cuerpos de los amantes; y en tu memoria el manto arremangado por manos enlazadas y el sonido de tu voz. He caminado por los senderos que inventaron tus sueños de porcelana y los que quedaron grabados de por vida al desandar el mismo camino en busca del destino que te brindó el arco iris y los siete colores de tu infancia.

    Cuanta nostalgia en esa ventana abierta que acaricia tus mejillas de jazmines y azahares en busca de la despierta libertad que cerraron rosas rojas y llanto al desvanecerse las estrellas ante tus ojos de niña, jugueteando con el tiempo.

    Las imágenes van pasando entre lagunas de la mente y calles estrechas, absorbiendo el néctar. Hoy quieres regresar para formar parte de las luces del universo

    ResponderEliminar
  16. Pivial… gracias por este precioso poema con el que me regalas al comentar todo mi blog. Espero que a la vuelta de este largo puente, podamos volver a coincidir, estuve muy feliz entre tanto poeta, un saludo

    ResponderEliminar
  17. Hola Antonia, muchas gracias por pasar por Estoy a tu lado, ya me doy cuenta que no puedo llegar a todos, pero al venir yo procuro devolver la visita y así se me hace más presente cuando llega la ausencia. Llevar un blog con más de 700 seguidores para mi , siendo religiosa, es desbordan ya que no dispongo de tiempo y además tengo una lesión de artritis en mi muñeca justamente la derecha, pero toca seguir muy a pesar mío en la brecha.
    Te felicito por el texto muy bien redactado y profundo de ese bebé en el seno materno, es tierno y veraz.
    Que pases una buena semana Santa.
    Te dejo mi ternura
    Sor.cecilia

    ResponderEliminar
  18. Sor Cecilia, realmente es sorprenderte su entrega para con sus lectores, a pesar de su artritis que con el tiempo que nos hace todavía la empeorara más, deseo que se ponga pronto bien, gracias por su visita y feliz semana.

    ResponderEliminar