domingo, 28 de marzo de 2010

OTRA VEZ

Otra vez, otro ciclo, otro periodo, otra época.

Una vez más, romano, el tiempo nos acerca a tu pasado
dejarás alguna vez de lavarte las manos,
la hormiga trabaja silenciosa y levanta ciudades en el vientre de la tierra
tu gesto pudo mover montañas
pero movió tempestades,
pudo levantar pasiones, ardores,
pudo encumbrar a Roma
pero solo trajo secretos invisibles y odios escondidos

mira su testa coronada,
sus manos, en cruz ¿qué hará con esos clavos en ellas?
y esos pies cruzados,
y esa lanza en su costado.

Romano, no se sonroja tu alma,
al ver que una y otra vez, al lavar tus manos matas el poco aliento que le queda,
y esa corona de espinas que dejaste que le pusieran entre risas, ni una hoja de laurel
con las que premiar algunas de sus palabras, tristes y afligidas palabras,
que el aire arrastró como frágil pluma de ave blanca.

Al menos dejaste que cubrieran sus vergüenzas con una media sábana,
pero la mancharon, mancillaron ese lienzo blanco
con esa lanza,
pero ni una gota de ese liquido que fluye y filtra la vida
salio de su herida, nada.

Romano, hoy es el día, otra vez lo crucifican
hoy sin clavos,
lloran, tambores y trompetas
con voces de infantes

en otro ciclo, en otro espacio, se sigue matando
entierran sus cuerpos untados con oleos y sudarios blancos,
y pintan catafalcos sus tres caídas sobre mármoles blancos,
de acero son sus clavos.

¿Cuantas manos lavadas?
¿Cuántas coronas de espinas, cuántos pies cruzados
y lanzas en el costado?
imágenes perfumadas
envueltas en sabanas blancas
para soterrar al que matan,
con lanzas en sus costados.

De la Safor

martes, 23 de marzo de 2010



Hoy hemos estado en la Biblioteca Valenciana (Sant Miquel dels Reis) porque mi hija, Júlia Zabala, iba a dar una charla sobre literatura a grupos de mujeres (y algunos hombres) que venían de asociaciones de mujeres, escuelas de adultos, talleres de escritura creativa... Ha hablado sobre el proceso creativo en general y sobre sus libros en particular y nos ha leído algunas poesías. Al final ha habido un coloquio muy interesante con el público que le ha hecho muchas preguntas.
La verdad es que ha sido muy interesante y nos lo hemos pasado muy bien.

jueves, 11 de marzo de 2010

DÍA DE LA MUJER TRABAJADORA

¿Quién dijo que la mujer no tenía alma?

¿Qué es el alma? ¿Es de color? ¿De qué color? No importa soy

daltónica, es por eso que el número interior de sus infinitos puntos

luminosos no los distingos, no los veo.

Hemos dejado atrás una semana llena de festejos, en la mayoría

de los medios se ha celebrado “el día de la mujer trabajadora”

a lo largo del año tenemos un sinfín de celebraciones,

pero está, de tanto mistificarla, a la gran mayoría se les olvida

por qué se celebra.

No pretendo aleccionar a nadie, con estas líneas pero si recordar

a estas heroicas mujeres.

En el año 1857, en la ciudad de Nueva York, unas mujeres de

una fábrica textil protagonizaron una protesta por las malas

condiciones de su trabajo.

Hubo otra fecha muy significativa, también en Nueva York, un

grupo de costureras se declararon en huelga pidiendo mejoras

salariales, reducción de jornada y el fin del trabajo infantil, una

huelga pacífica en la que 129 mujeres murieron quemadas en un

incendio provocado, según la historia, por los mismos dueños de

la fábrica (Cotton Textile Factor).

Pero los niños siguen trabajando, las mujeres siguen sin tener

alma y en la mayoría de los países no existen.

Pero no importa, unas pocas celebramos el día de la mujer

Trabajadora.