lunes, 29 de septiembre de 2014

Los elegidos. Gritaban con gran voz, diciendo: Salud a nuestro Dios







                                             Imagen de Internet



Enamorarse ¿de quién? ¿De una misma?
¿Te has mirado alguna vez en un espejo?
Con objetividad,
¿Qué ves, belleza interior o exterior?

¿Te has mirado en los ojos de un niño?
de esos niños que no son bellos
que solo tienen piel y huesos, 
¿Te has visto reflejada en esas gotas de lágrimas
para ver tu belleza o de aquel que amas?

En los ojos de esos niños
yo solo veo lágrimas de  una madre 
exprimiéndose  el pecho cuando lo amamanta
mientras mira las pupilas de su hijo que son su espejo
y ella ve su rabia en ese espejo (y da con la tristeza en el espejo)
su tristeza y al fin nuestra tristeza.

Pero no es ese espejo del que nos habla Mario Benedetti,
Él nos cuenta sobre amores y desamores.
pero en esta historia de espejos y reflejos,
en esta historia donde buscas el reflejo de tu alma,
solo encuentras coraje, hambre y rabia.    



De la Safor