sábado, 22 de octubre de 2011

DE MERIENDA EN LA PLAYA



El cesto a la cintura con buenas viandas, un buen vino y a la playa, a merendar.

Que cuerpos, negros, cincelados por el sol.

¿Que veo? En cueros y eso, no es posible, un badajo de verdad,

Apañao va el chaval, pues eso tié que pesar.

Las olas vienen y van, que calor, a mi edad.

Y en esas peñas ¿Que veo? Sin vergüenza y sin recato,

Dos cuerpos medio abrasaos y los dos tienen badajo

y las mozas, con las almejas pelás.

Ya está, el sol les dio en la sesera, los cegaron al mirar,

Se confundieron, los barones y las hembras

¿Y sí fuera y les dijera?

Que pensamientos me dan, voy hacer un estropicio

¿A mi edad?

Pero que veo, agarradito está, un cangrejo, marcha atrás, al final con tanto ir y venir a un me salpicarán.

Que cerca está la Albufera, germinando está el arroz.

Ufff, a mi edad, las pondremos a secar, las espigas claro está.

domingo, 18 de septiembre de 2011

SANTA SAN HEBRA


Madre, mi primer poema, un viento alado lo transportó al infinito mundo de lo imposible y rasgó mi velo, corrí tras él, en mi inocencia, mi manto quise coser, darle una puntada, solo una puntada y no pudo ser.

Yo solo era mujer.

Silencios profundos son los de una madre.

Ayer, mientras yo quería atrapar una mariposa, tú cogías mis manos, las empujabas hacia las alturas donde las águilas tocan las nubes, las hacías fuertes, mis lágrimas enturbiaban tus sentidos, tú veías el horror de mis ojos, mi boca sentía la tibieza de otra piel y mis manos palpaban la impiedad de otras manos.

Madre, tu voz era un susurro, un rumor de agua tibia sobre mi piel.

Mis oídos escuchaban el sobresalto del sonido de otra voz y desde el interior de mi vientre, sentía como caía el velo que cubría la faz de mi aliento. Yo solo era una mujer.

Fue entonces, sin saber por que, de mi boca, sin rabia ni enojo, salió esta oración. Santa San Hebra.

Gobierna sin prisas, pon agua al fuego, deja caer unas flores secas, que salgan vapores cálidos, con aromas y perfumes de ayer, olvidados, el tiempo se comerá la larga espera, la fragancia se extenderá por todos los rincones del bosque de cipreses, solo entonces, madre, con susurros me despertaras.

Para que, entre los senderos, camine descalza mirando a los cielos, ese cielo negro cuajado de estrellas.

Se acabó el sendero, has de despertarme, despiértame madre que llega la noche y he de marcharme por esos caminos, caminos de sangre.

Se acerca la sombra, se limpian sus uñas y en la tierra, madre, sus dedos esconde, en la misma tierra donde tú, aquel día, gritando hacia dentro, a mi me parias y una fina lluvia cubría dos vidas la tuya y la mía.

lunes, 29 de agosto de 2011

Foto de Carlos


Sueños

En los pliegues de mis sabanas

como una fruta prohibida

dormitan mis pensamientos.

Mis pensamientos volaban,

tus brazos los atrapaban.

En mi alcoba en penumbra

mis ojos te desnudaban,

el perfume de tu piel

emborrachan mis sentidos.

Mis ojos te requerían,

tu boca busca mi boca

robándole, sin piedad,

los besos de su inocencia.

Mi cuerpo junto a tu cuerpo,

mis manos tocan tu piel

como una brasa encendida.

Perezoso amanecer,

está despuntando el día.

Mi alma esta sonrojada

al unirse con la tuya.





lunes, 25 de julio de 2011

imagen de internet

Entreteniendo al tiempo

con dedos de terciopelo,

acaricio la mañana.

desnudo tengo mi cuerpo,

mojado tengo mis senos

mi llanto lo va cubriendo.

Mis sabanas tengo bordadas,

junto a la orilla del río, las bordé una mañana,

con las rosas del rosal

que engalanan mi ventana.

Y avivando mis sentidos

y entrelazando mis brazos,

el tiempo va transcurriendo.

Al mediodía sonrío,

mis recuerdos van volviendo,

mi cuerpo junto a tu cuerpo.

Aconteció una mañana,

junto a la vera del río.

Mis senos tengo desnudos,

tus labios lo van cubriendo.

Nuestros cuerpos se soldaron,

las aguas fueron subiendo

ahogando nuestros sonidos.

Los recuerdos de tus brazos

entrelazando los míos,

las rosas siguen oliendo

y engalanan mi ventana.

Algarabía en el patio, el río se está acercando

las aguas están subiendo,

cubierto tengo mi cuerpo,

mi llanto lo va cubriendo.

martes, 31 de mayo de 2011

"Ya se escapó mi ayer de tu mano por el parque; ya no hay palomas que se enreden con mis pies." Victor y Diego

imagen de internet




Las sombras


Las sombras nos envolvían,


protegida por tus brazos


mi cuerpo se estremecía.


Mis pensamientos volaban


creyendo que me querías,


cuando tus ojos y los míos


soñando se perseguían.


Humedeciendo mi piel con la humedad y el deseo,


de tu boca van cayendo palabras de desconsuelo.


Preguntabas, si te quiero,


si las cintas de mi pelo


hacen muncho que cayeron,


como potro desbocado


al viento llevo mi pelo.


Mi cuerpo junto a tu cuerpo,


en hielo lo convertías


y el manto que nos cubría


al tiempo se nos caía.






lunes, 25 de abril de 2011

"¡Es tan breve la vida para tan larga muerte!" De Fernando de Villena

Imagen de Internet

Un grito


Me despierto con un grito

que desgrarra el viento

en una estancias de velas encendidas,

tras los cristales,

la noche extiende su velo

cubriendo su rostro al mundo.


Unos dedos invisibles tocan mi alma

siendo brutalmente aprisionada

hasta exhalar mi último aliento.

Cierro mis ojos mientras oigo una plegaria,


abandonando mi cuerpo inerte,

me elevo en el silencio de la noche eterna

a lo lejos,

un manto blanco abre sus brazos

escucho llantos,

me abrazo a la húmeda tierra

se oyen cantos,

tras de mi se cierra la puerta

del campo santo.




martes, 12 de abril de 2011

"Para la libertad, sangro, lucho, pervivo..." Miguel Hernández

Imagen de internet

Me vi en el vientre de mi madre nadando en mil recónditas memorias. Oí su voz, de una forma extraña, sin entender su lenguaje. Yo era apenas una célula que se iba multiplicando, un elemento vivo, formando parte del universo, de la creación, un pequeño átomo que se expandía, como una galaxia en el firmamento. Con el paso de los días, mis formas cambiaban rápidamente. No tardé mucho tiempo en sentirme a gusto en aquel claustro materno, en reconocer y entender su voz, alegre, dulce y melodiosa, me sentía querida moviéndome en las tibias aguas que me acariciaban y mecían, mientras oía los latidos de su corazón, dos corazones fuertemente entrelazados, acoplándose con el mismo ritmo ¿Cuántas veces? Ya ni las recuerdo, no se el tiempo que estuve ausente. Dicen que nacemos y morimos solos. Mis partidas siempre fueron dolorosas, sí, algunas veces en soledad, otras amarrándome a manos amigas, mirándoles a los ojos, reconfortando el dolor de sus miradas perdidas. Ah, pero mis regresos siempre fueron felices, unos ojos alegres y unos brazos fuertes en los que mi desvalido ser se sentía protegido. Mis idas y mis venidas, nunca fueron traumáticas pero todo llega a su fin, ¿acaso hoy he llegado a la perfección? No, solo estoy cansada de guerras, injusticias, de tan pocas risas y de tanto llanto. Hoy quiero regresar para siempre y formar parte de las luces del universo.

jueves, 31 de marzo de 2011

AL TIEMPO LE PIDO TIEMPO Y EL TIEMPO; TIEMPO ME DA

imagen de internet



Ayer jugueteé con el tiempo

me sumergí en mi memoria

vagué por parques

hasta encontrar cintas rosas,

imagénes lejanas de callejas estrechas

y unos pasos pequeños

crecidos por el tiempo.

Las imágenes van pasando

las arrullo entre mis brazos

les canto nanas olvidadas en las agrietadas

lagunas de mi mente.

Retengo en mis retinas

las lilas y las rosas,

absorbo el néctar

y su aroma me embriaga

hasta encontrar presencias perdidas.

y dócilmente amanso el tiempo

mientras mi alma se sociega.

domingo, 13 de marzo de 2011

Vosotros creéis que existe un Dios. Hacéis bien: los demonios también lo creen, y tiemblan. Santiago, 2, 19


Durante mi infancia ocurrieron muchas cosas que yo no entendía, como cualquier niña, yo observaba todo lo que sucedía en mi mundo, mi mundo era mi casa, mi padre, mis hermanos y mi madre, la seguía a todas partes, ella era realmente mi verdadero mundo, la observaba, la acorralaba con mis preguntas y miradas, cuando nos quedábamos a solas mi madre levantaba sus ojos al cielo, esperando que el cielo respondiera a su mirada.
Cuando amanecía miraba como se desvanecían los resplandores de las estrellas, esperaba el atardecer siempre con una plegaria, yo la observaba, mis ojos eran solo los de una niña.
Habían días en los que la lluvia caía sobre nuestras cabezas las cubríamos y continuábamos esperando, yo le preguntaba, ella me miraba, solo sonreía, con una sonrisa dulce y triste.
Aquel día, amaneció como cualquier otro, con nuestros estómagos vacíos, nuestras tripas gruñendo, un mendrugo en la mesa y poca más, mi padre y mis hermanos salieron de nuestra casa, mi madre, conmigo arrastras, salió detrás de ellos, palabras entrecortadas salían de su garganta, palabras de llanto y rabia.
Un día, en mi inocencia, creí que aquellos rezos tenían al fin respuesta, el cielo se iluminó con un gran estruendo, una gran algarabía de voces confusas llegaban de todas partes, los vecinos corrían de un lado para otro, yo agarraba las sayas de mi madre y tiraba de ellas, quería correr, participar de lo que yo creía que era una fiesta, mi madre me cogió en sus brazos su cuerpo temblaba, mientra el cielo seguía escupiéndonos fuego, no eran las estrellas las que caían, ni la lluvia la que mojaba nuestras cabezas, nos caímos, a nuestro alrededor solo el silencio, los ojos de mi madre se nublaron, sus brazos se abrieron, de su boca salió una plegaria que el viento arrastró paralizando el tiempo.

jueves, 3 de marzo de 2011

LIBERTAD


Despiértate Libertad
que está llegando la hora
de arrebatarle al tirano
el molar que muele el grano,
junto a la yunta y el carro.
Agrietada está la tierra
sembrada de losas rojas.

Tu boca te la cerraron
como se cierra el infierno.
Ya se despierta el dormido,
entre las zarzas en llamas

Arañando están la tierra,
ya se levantan los muertos,
con sus envolturas blancas,
de sus cabezas cubiertas
ya se arranca la mortaja.

despiértate libertad
que está llegando la hora,
no duermas,
no preguntes por tus carros,
ayer cargados de grano
hoy, de espanto,
de rosas rojas
y llanto

martes, 22 de febrero de 2011

NOSTALGIA


imagen de internet
Nostalgia

Después de unos días de intenso frío y cielo nublado hoy ha amanecido con un esplendido sol.
Asomada a la ventana no puedo resistir la tentación de querer salir corriendo, de cruzar la calle como tantas y tantas veces he hecho, está tan cerca el parque, solo tengo que cruzar la calle, sentarme en uno de esos bancos y dejar que el sol me acaricie con sus rallos, mientras yo entretengo mi mirada en los juegos alegres de los niños, en esas flores, que ya próxima la primavera, están tan bellas que parecen sacadas de un lienzo, en el aleteo de los pájaros con sus trinos y en el suave vuelo de las mariposas.

Envuelta en estos pensamientos, cierro mis ojos y oigo tus pasos acercándose lentamente y dándome un calido beso que acaricia mis mejillas.
Aquí, junto a mi ventana, veo esas parejas con sus manos enlazadas, mirándose a los ojos con ternura y no dejo de recordar nuestro primer encuentro.
Ya nos conocíamos, siempre estuvimos cerca, el mismo colegio, el mismo barrio, los mismos amigos, pero sin descubrirnos, hasta aquel día que nuestros ojos se encontraron y nunca más dejaron de mirarse.
Sin embargo y después de un corto recorrido juntos, nuestros ojos dejaron de mirarse, con un hasta pronto y una tierna sonrisa cerraste tus ojos, nuestros corazones dejaron de latir a un tiempo. Noto tu presencia en todos los rincones, pero solo la soledad tengo por compañera.

Quiero volar junto a ti, pero no en invierno, hace mucho frío, los días son cortos y grises, las fuentes están heladas, los árboles han perdido sus mantos y los pájaros no anidan ni cantan en ellos.

Cuando la primavera llegue y el aire traiga olores a jazmín, a azahares y junto al galán de noche los enamorados se besen, solo entonces, buscare tus ojos.

domingo, 20 de febrero de 2011

Arcoiris

imagen de interne


Arcoiris de mi infancia,
en tardes de primavera

cimbra de siete colores,
curvatura de reflejos,

tú venías hacia mí
perchando sobre las aguas,
las aguas de la albufera.

viernes, 11 de febrero de 2011

Su Destino

Imagen de Internet

El viento empezó a desordenar su pelo, su semblante era triste.
Ante ella no había más velo que la noche, aun así nunca se creyó una victima, siempre pensó que su destino estaba escrito y que bajo el cielo oscuro solo las estrellas guiaban sus cansados pasos.
Tras de ella quedaba la gran ciudad y todas sus ilusiones, esas que un día le hicieron pensar que podrían cambiar su futuro.
Volvía a desandar el mismo camino, arrastrada solo por sus recuerdos sin rencores, dejando parte de su vida en la gran ciudad, ella, una pobre chica de aldea, tuvo la osadía de pensar que podría conquistarla, que su destino podría cambiarlo.
Solo un reproche, una pregunta ¿Cómo podían vivir tanta gente en un lugar tan inhóspito como aquel? Nadie parecía conocerse, todo eran prisas, nadie sonreía.
A su alrededor todo era una gran mentira —que civilización mas extraña— pensaba. Aquellas luces impidiendo poder ver su cielo, sus estrellas.
Aquella tarde, después de su trabajo en aquel antro de miseria, que en un principio, cuando llegó, le pareció acogedor y casi hermoso, donde el dinero cambiaba de manos con la facilidad de quien todo lo posee, sin el menor esfuerzo, tomó la decisión de su regreso, no importaba que fuera tarde y la noche se le viniera encima, había llegado el momento de partir, de volver a su aldea.
No importaba que el viento desordenara su pelo, ella volvía a su aldea junto a su gente, su destino estaba escrito y las estrellas lo alumbrarían.

lunes, 7 de febrero de 2011

PARA ADA


Necesito un espacio,
mi espacio,
grande, muy grande,
donde pueda instalar un perchero de modista,
y en él poder colgar todos mis recuerdos.
Mis balbuceos en el vientre de mi madre,
mi primer llanto, mi primer beso,
mi primeros pasos, mis primeras caídas,
mi primer abrazo, mi primer desabrazo.
Colgaré mis primeros pensamientos de niña,
colgaré aquella muñeca de cartón,
de ojos azules y largas trenzas,
mi primera cartilla, con letras emborronadas
con mis primeras frases de amor,
(la M con la A mamá),
una flor,
un lazo, de color rosa y otro morado,
un tutú, con mis zapatillas de baile,
una cara de payaso, con su nariz colorada,
una pluma de paloma,
el gorgoteo o el trino de un jilguero.
El maullido de mi gato,
los ladridos de mi Litri,
la sonrisa de mi Laica,
la nobleza de Safor.
Mis primeros tacones,
los lazos de mis trenzas,
mi pelo al aire,
el primer carmín en mis labios,
tu primer beso,
el mandil de mi abuela,
el reloj de cadena de mi abuelo,
el perfume de mi madre,
la ausencia de mi padre,
el roce suave de mi hermana.
Colgaré los días alegres de mi vida,
para que sólo tú lo descubras
en el fondo de mi armario
y puedas vestirte como se visten las hadas, en sus días más rosas.





domingo, 30 de enero de 2011

DE PORCELANA



Porcelana

En su cara, ayer blanca porcelana
hoy hay surcos de ciento seis años.

Se pasea por las ramblas,
con sus andares garbosos,
andares de ciento seis años,

con zapatos de charol de medio tacón,
pantalones de color salmón,

blusa estampada de cachemir,
chaqueta morada;
al cuello un pañuelo a juego,

¡un pequeño bolso
donde guarda sus recuerdos,

una sombra discreta en sus ojos,
sus mejillas sonrosadas
y ese carmín en sus labios.

Un bastón en sus manos,
báculo que sostiene sus pasos.

¡Que garbo,
que elegancia!
y solo tiene ciento seis años!





domingo, 9 de enero de 2011

"EL BADAJO PONE EL RITMO"

Imagen de internet
Con el titulo “El badajo pone el ritmo” el periódico Las provincias, en su difusión gratuita, en un articulo de María Gardo, nos cuenta el lenguaje oculto de las campanas. El campanario de la catedral de Valencia, el Micalet, tiene una altura de 51 metros, con 207 escalones para subir a su terraza y disfrutar según el día festivo de los diferentes conciertos que dan los Campaners. Son 11 campanas las que coronan el campanario, cinco grandes y seis pequeñas. La más joven es de 1735, según nos dice Francesc Llop, presidente de la asociación de campaners. La más antigua es la Caterina, del año 1305. El peso de las más grandes son de 1.750 y 1.765 kilos respectivamente.
Hacen falta cuatro expertos campaners para poder voltear una sola de estas campanas.
Los sonidos de las campanas son tan antiguos como la historia de nuestra civilización. Para muestra, un botón...

lunes, 3 de enero de 2011

FELIZ AÑO NUEVO

imagen de internet
Cuaderno de bitácora.
Seguimos navegando por estos mares.
Nuestra brújula nos indica con acierto los blogs a seguir.
Abordamos con sigilo espacios abiertos, solo queremos una sonrisa, unas palabras de aquellos/a que amablemente se sumergen y navegan en un mismo mar.

Este año, el 3 de febrero, despediremos, según el calendario chino, el año del tigre y recibimos el año del conejo o la liebre, esperemos que este simpático animal nos traiga algo más de paz y tranquilidad