viernes, 11 de febrero de 2011

Su Destino

Imagen de Internet

El viento empezó a desordenar su pelo, su semblante era triste.
Ante ella no había más velo que la noche, aun así nunca se creyó una victima, siempre pensó que su destino estaba escrito y que bajo el cielo oscuro solo las estrellas guiaban sus cansados pasos.
Tras de ella quedaba la gran ciudad y todas sus ilusiones, esas que un día le hicieron pensar que podrían cambiar su futuro.
Volvía a desandar el mismo camino, arrastrada solo por sus recuerdos sin rencores, dejando parte de su vida en la gran ciudad, ella, una pobre chica de aldea, tuvo la osadía de pensar que podría conquistarla, que su destino podría cambiarlo.
Solo un reproche, una pregunta ¿Cómo podían vivir tanta gente en un lugar tan inhóspito como aquel? Nadie parecía conocerse, todo eran prisas, nadie sonreía.
A su alrededor todo era una gran mentira —que civilización mas extraña— pensaba. Aquellas luces impidiendo poder ver su cielo, sus estrellas.
Aquella tarde, después de su trabajo en aquel antro de miseria, que en un principio, cuando llegó, le pareció acogedor y casi hermoso, donde el dinero cambiaba de manos con la facilidad de quien todo lo posee, sin el menor esfuerzo, tomó la decisión de su regreso, no importaba que fuera tarde y la noche se le viniera encima, había llegado el momento de partir, de volver a su aldea.
No importaba que el viento desordenara su pelo, ella volvía a su aldea junto a su gente, su destino estaba escrito y las estrellas lo alumbrarían.

16 comentarios:

  1. Disfruto muchísimo leyendo tus post, a veces me relajan y despiertan mucho mi mente, gracias por tus aportaciones.
    Pásate por
    http://premiosblogsgrancanaria.blogspot.com/
    Tienes algo para tí.

    ResponderEliminar
  2. ¿Pero que hace esa mujer? No esta bien… Como se marcha de la ciudad, como abandona el IPhone, al Mp3, las salas de copas, el metro abarrotado, como abandona, las calles llenas de basura, las mañanas cubiertas de porquería. Esa mujer no sabe lo que es la vida. Para que quiere ver estrellas, mejor luces, neón y farolas.
    Deja todo ¿por que?, por, ¿aire puro, praderas con flores, por mañanas claras de rocio, por siembra y olor a trigo, por gallinas, vacas y cabras? Esa persona esta mal pero muy mal.
    No entiende… seguro es de pueblo, o peor, de aldea.
    Un abrazo y nos encontramos en el camino con ella.

    ResponderEliminar
  3. Hola Doramas…muchas gracias por el premio lo recibo con gran emoción.
    Nuestros blog son muy distintos, es por lo que te agradezco tus comentarios y me alegra que te relajen, un saludo

    ResponderEliminar
  4. No se Dani No se, que mujer¡¡¡… tendremos que ir a buscarla. Bueno por el camino nos vemos. Un saludo SEÑOR

    ResponderEliminar
  5. el cuento es muy bonito pero yo sigo prefiriendo la vida en la ciudad! ya sabes que no soy muy de campo que digamos... jeje!

    ResponderEliminar
  6. Pues ale julia, Dani y una servidora no te invitamos a ordeñar vaquitas. Un besazo

    ResponderEliminar
  7. Muy bonita la historia, aunque yo debo confesar que soy muy poco romanticón. Saludos Lasafor.

    ResponderEliminar
  8. Gracias por tu visita y aunque no seas romántico vuelve cuando gustes, un saludo

    ResponderEliminar
  9. Lasafor: Hermoso relato, con romanticismo incluido, con lo bien que nos viene por éstos tiempos, con todo lo que pasa en el mundo: volver a nuestro lugar, a nuestra esencia...
    Un beso desde Buenos Aires

    ResponderEliminar
  10. Hola Antonia:
    Un relato precioso que en mi caso parece premonitorio y una luz de lo que realmente anhelo.
    Otra cosa: discúlpame pero no sé que he hecho que he borrado el comentario que dejaste en mi blog. Lo siento mucho, fue sin ninguna maliciosa intención.
    Un beset
    Cris

    ResponderEliminar
  11. Hola Susana Inés… Tenemos que volver nuestra mirada hacia la naturaleza, un abrazo.


    Hola Cris…nosotras tenemos suerte solo tenemos que abrir las ventanas para que entren todos los perfumes de la naturaleza por ella.
    Note preocupes son cosas que pasan, un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Hola, Lasafor.
    Bonita historia sobre el destino que puede deparar a las personas, aparte de la añoranza de lo que quiere verdaderamente y es que las ilusiones se pueden truncar.
    Saludos cordiales Lasafor

    ResponderEliminar
  13. esta noche la sexta relfexion a las 12 te va a conceder un premio.

    ResponderEliminar
  14. Pepe. Rg… te agradezco el premio. Pero no se que le sucede a tu pagina que no puedo entrar, lo volveré a intentar. Un saludo

    ResponderEliminar
  15. Hola E..P.. a veces el destino lo tenemos al lado,
    Gracias por tu visita, saludos.

    ResponderEliminar