AMIGA






A fínales de otoño me despedí de una amiga,
llegó cuando la primavera todavía era una promesa.

Al despedirnos la note triste, abatida, desalentada,
mantuvimos un breve diálogo, yo, con la mejor de las intenciones intente darle ánimos.

Ella, más realista, me expuso sus razones, soy extranjera
en todas partes, no importa en la dirección que vaya,
intento levantar mi casa y para ello utilizo la escasa energía que a mi llegada me queda.

Hubo un tiempo en el que éramos bien recibidas
ya que somos trabajadoras tenaces,
pero hoy cuando levantamos nuestra casa la destruyen,
les molestamos, no nos necesitan.

Nos vamos, cada día somos menos, pero la primavera que viene regresaremos, no somos rencorosas, os queremos, os necesitamos.

La mire a los ojos, extendidas sus alas emprendió el vuelo,
en un grito de silencio le susurré al oído: cuando era niña
yo jugué contigo y nunca te olvido.
Golondrina, en la primavera cruza los mares, vuelve a tu nido.

Comentarios

Entradas populares de este blog

AL TIEMPO LE PIDO TIEMPO Y EL TIEMPO; TIEMPO ME DA

Éxodo; 23, Nadie se presente a mí con las manos vacías