Si me amáis, guardaréis mis mandamientos




                                                 
                                                     Imagen de Internet 





              ¿Qué importa tu distancia?
el tiempo es un engaño
que nos acerca al infinito.  

Palpo, tiento  tu ausencia
araño la cavidad de tu evolución.
Mono, hombre de las cavernas.

No importa el recorrido,
ni del tuyo ni del mío,
ni qué hiciste en el tiempo,
ni cual fue tu evolución.

Ayer tú fuiste mío,
hoy,  relleno paredes,
hoy, estrecho caminos.
Separando rastrojos de senderos, de olvidos.
Te busco entre dos mundos. 

Pisadas, abrazos,  
suspiros vividos, en cuerpos distintos.
Ni la distancia ni el tiempo,  ni el pelambre perdido,
no podrán con mi amor,  este amor  infinito.
De la Safor  

Comentarios

Entradas populares de este blog

AL TIEMPO LE PIDO TIEMPO Y EL TIEMPO; TIEMPO ME DA

Éxodo; 23, Nadie se presente a mí con las manos vacías