Sin más:





                                                                           Imagen de Internet



No, no me gustas y nunca me gustarás.
Tienes al hombre que quiero,
Al hombre que tú no quieres,
yo lo quiero y lo quiero  en libertad,

Libre, no lo quiero atar con maromas
no quiero amarrarlo entre mis piernas.
El refugio que tú le das
se parte entre mis muslos y le dan su libertad.      

Comentarios

Entradas populares de este blog

AL TIEMPO LE PIDO TIEMPO Y EL TIEMPO; TIEMPO ME DA

Éxodo; 23, Nadie se presente a mí con las manos vacías