Difícil sería, oh reina, contar menudamente mis infortunios, pues me los enviaron en gran abundancia los dioses celestiales; (Iliada Odisea)






                                          Foto de Santiago Montero

No me busques entre ciudades repletas de  gente, ni en calles de asfalto.

Deja que piense…
Te esperaré en los montes,
entre sombras de helechos,
entre  las flores silvestres,
ahí, donde se paran las horas,
donde solo el olvido de las horas perdidas, 
donde duermen los duendes.

Búscame,  me encontrarás vestida del color de la tierra,
del color del silencio que desprenden las piedras,
de la risa del viento.

Vestida  con las plumas del ave que despide al invierno.
Untada de tomillo y  romero.
Búscame, estoy durmiendo mi sueño,
riendo como ríe el viento,  
con los ojos abiertos.

Comentarios

  1. GUAU... CUÁNTO ROMANTICISMO...! BELLISIMO TEXTO, ME ENCANTA.
    UN ABRAZO

    ResponderEliminar
  2. Encantado de volver otra vez por aquí. Un abrazo y sé feliz.

    ResponderEliminar
  3. Gracias ReltiH por tu comentario, un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Hola Rafa, yo siempre estoy por aquí, no me ves pero te sigo jajaja... incluso por la avenida, un abrazo

    ResponderEliminar
  5. No sabía que me espiaban, jajaja es una broma. Me alegra saber de ti Lasafor.

    Besos y gracias.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

AL TIEMPO LE PIDO TIEMPO Y EL TIEMPO; TIEMPO ME DA

Éxodo; 23, Nadie se presente a mí con las manos vacías