"No es el dueño quien debe sentirse honrado por la casa, sino la casa por su dueño" (Cicerón)

                               
                                            La muerta enamorada de Théophile gautier 


                                           

                                                   Se quiebra la noche: 
Se quiebra la noche, en tantos y tantos lugares.
La esperanza de las gentes humildes se agrieta,
no callan las armas, es un planeta muerto de palabras.
Ya no queda tierra para enterrar a los muertos
Ya no quedan lágrimas, solo queda rabia.
De madrugada y cansada de tanta crueldad innecesaria,
de tantas noticias de muerte,
me dispongo a dormir. Sé que hoy, como tantos días, 
la maldad no duerme, está en vela, camina descalza.
“No perdono a la muerte enamorada”*.
no perdono a la mano capaz de tanta crueldad innecesaria,
esas manos, que amparándose en dioses, revientan al hombre,
no perdono al que derrama mi sangre, obligándome a entender sus razones.
Hoy, la noche se avergonzó, se envolvió en sus tinieblas, y se fue, 
nos dejó la maldad a los hombres, 
se mofó de nosotros y entre risas, nos regaló un nuevo día
lleno de luz, lleno de muerte, de lagrimas, de vergüenza, 
(donde las palabras escritas estaban muertas)*.
Y duele, duele cuando solo veo palabras, enfundadas en armas.
Hoy la noche camina descalza.
De la Safor.

*no perdono a la muerte enamorada.
Miguel Hernández.

Comentarios

Entradas populares de este blog

AL TIEMPO LE PIDO TIEMPO Y EL TIEMPO; TIEMPO ME DA

Éxodo; 23, Nadie se presente a mí con las manos vacías