Él hace andar descalzos a los consejeros, y a los jueces hace estupidos





                
                            Castillo de Xativa


Ya estoy preparado, fueron tus palabras…. vayámonos,
pero no corras, tenemos tanto tiempo.
Pero cariño, el tiempo, no existe…. fue inventado,
lo inventó un ave envidiosa de nuestra felicidad
¿Acaso no lo recuerdas?
Fue un día, paseábamos por un sendero recubierto de helechos,
serpenteando montañas,
tus pasos se unieron a los míos,
nos miramos y reconocimos nuestros nombres,
los trasportaba el viento,
pesaban tanto en nuestras mochilas
que aleteaban a nuestro alrededor.
Quise coger mi nombre, no pude y cogí el tuyo
y un ave parlanchina y envidiosa susurro en tu oído
yo soy el tiempo…. El tiempo que no tienes, el tiempo que se fue.
No corras amor, no corras, no existe el tiempo.
Detén tus pasos junto a los míos.
Ya estoy preparado para emprender el camino.

De la Safor             

Comentarios

Entradas populares de este blog

AL TIEMPO LE PIDO TIEMPO Y EL TIEMPO; TIEMPO ME DA

Éxodo; 23, Nadie se presente a mí con las manos vacías